Asesoría escolar

Edelmira Castrillón Zapata. Psicóloga

articulo 2 asesoraMucho se ha dicho que el desempeño escolar de los estudiantes, refleja también el de los maestros, se afirma contundentemente que el maestro pierde el año, cuando lo hacen sus alumnos. Pero igual, podemos decir lo mismo de los padres de familia.

Además de la matrícula, el uniforme y los útiles, dar el dinero para el transporte y la mediamañana, la responsabilidad de los padres es con todo el proceso escolar, apoyando, estimulando, corrigiendo, exigiendo, trabajando de la mano con los maestros

Tenemos que reconocer también, que en las dificultades presentadas por muchos estudiantes durante el proceso y desempeño escolar, en muchas ocasiones hay ausencia, poco apoyo o falta de mayor compromiso y responsabilidad de los padres; no solo con los niños, también con los adolescentes, incluso es más frecuente con los estudiantes de secundaria.

A veces es muy difícil con los muchachos, otras solo falta un poquito de apoyo, estímulo y exigencia. Con frecuencia nos encontramos con estudiantes que no rinden lo suficiente o no lo hacen a un nivel óptimo según sus capacidades y/o habilidades; realmente es una pena y un desperdicio en el desarrollo de los niños y jóvenes.

Sabemos que la función de padres es complicada y exigente y, que hay dificultades en los hogares y las familias, pero igualmente sabemos del esfuerzo, el interés y el inmenso deseo por el bienestar de sus hijos, por eso queremos pedirles desde la institución que continúen apoyando y estimulando a sus hijos y a quienes les falte un poquito, me permito recomendarles que se esfuercen en ayudarles a la adquisición de algunos hábitos, que con seguridad van a potenciar su desempeño académico y escolar.

En la casa: Ayúdele a su hijo su hija a:

. Acostarse temprano, la falta de sueño reparador incide negativamente en la disposición y actitud en las clases, pues altera los niveles de atención, concentración, memoria y ejecución de tareas o actividades.

. Levantarse temprano, con tiempo suficiente para hacer lo que requiera, asearse y tomar el desayuno, así sea uno ligero, ya que después del ayuno obligado de la noche, el cuerpo necesita energías para comenzar el día, con el desayuno se evita la fatiga, la desatención y problemas de salud como gastritis, mal aliento, anemia, mal humor y otros.

. Al llegar del colegio, debe quitarse el uniforme, almorzar y descansar un poco.

. Hacer las tareas, antes de jugar o salir, pues después de la actividad física, se necesita reposo y descanso, que en muchos niños y jóvenes se convierte en una siesta larga, lo que genera pereza para hacer algo y postergación de las actividades escolares pendientes.

. Así mismo, el hacer las tareas escolares el día que se le asignan, tiene muchas ventajas: que se hagan, que parezcan más fáciles y sean más pertinentes pues recuerdan la explicación y los contenidos y evita que falte con ellas por olvido, como sucede fácilmente al postergarlas.

. Revisar el horario: todos los días cuando hagan la tarea, aún en aquellos días que no tengan compromisos pendientes, deben revisar y empacar los cuadernos que tocan para el otro día; esto les permitirá darse cuenta si hay asuntos pendientes, deben traer alguna cosa o están atrasados y tendrán tiempo suficiente para hacer lo necesario y conseguir lo que necesiten, evitando el olvido de tareas, material y otros.

. Evitar al máximo la inasistencia al colegio, no propiciar situaciones de ausentismo, ni apoyar justificaciones falsas o innecesarias. Además de lo académico, afecta su autoridad como madre o padre, el desarrollo de la responsabilidad en los niños y jóvenes, su motivación hacia el estudio, los alienta a no esforzarse y a mentir.

En el colegio: Promueva en sus hijos:

. La asistencia a clase y a cualquier actividad institucional (carruseles, desfiles, jornadas pedagógicas o de aseo, caminadas, festivales, actividades deportivas, lúdicas, etc)

. Traer los útiles necesarios

. Permanecer todo el tiempo en el aula o el lugar donde se desarrolle la clase.

. Mantener una actitud y comportamiento adecuados, como: disponibilidad para el trabajo, prestar atención a las explicaciones y orientaciones, relaciones cordiales y respetuosas con maestros y compañeros.

. Copiar siempre y si se atrasa, desatrasarse oportunamente.

. Participar en clase, respondiendo a las preguntas o solicitudes de quien oriente la clase (maestros, compañeros u otro), interviniendo con opiniones, aportes e inquietudes y preguntando por los asuntos que no comprende, le inquietan o requieren más explicación.

. Realizar las actividades propuestas en clase y trabajar en grupo.

. Presentar los trabajos a tiempo.

. Hacer las recuperaciones o refuerzos a tiempo, no dejarlo para el final del período o del año.

. Ante las dificultades, aliéntelo a pedir explicaciones y apoyo en los maestros y compañeros, o a acudir a orientación escolar o aula de apoyo. Usted mismo puede hablar con los maestros.

Usted como padre y madre puede hacer mucho más:

- Aproveche toda ocasión para resaltar los valores, logros y habilidades de sus hijos, y corrija de forma oportuna y adecuada, haciéndolo de forma individual y privada, evitando señalar continuamente defectos, la agresión o maltrato, pues esto genera en los hijos sentimientos hostiles, descontento, agresividad y rebeldía; hágale sentir en cada momento que los quiere y se preocupa por ellos, no solo cuando hacen algo indebido.

- Hable bien del colegio y elogie sus aspectos positivos; cualquier dificultad con un maestro, dialogue directamente con él, el orientador de grupo o directivos si es necesario, pero no dé lugar a que los estudiantes le pierdan el respeto o piensen que a usted no le importa.

- Acuda a los llamados de la institución, muestre interés por lo que sucede y vincúlese en lo posible a las actividades que se ofrecen para los padres.

- Cuando no pueda asistir a reuniones u otros, infórmese de lo sucedido. Manténgase en contacto con el orientador u orientadora del grupo de sus hijos.

- Conozca los compañeros y amigos-as de sus hijos; si puede, propicie encuentros de estudio y amistad en su casa, y en lo posible conozca a sus padres (las reuniones del colegio son buen espacio para ello).

- Recuerde que la institución dispone de una página web en la que puede consultar las notas; también el orientador de grupo puede darle información sobre su hijo o hija, manténgase informado del desempeño escolar y académico.

Por último, recuerde siempre que usted y nosotros tenemos en común, la educación de sus hijos, que necesitamos dialogar, compartir y apoyarnos, venga y vuelva cada vez, nos da gusto dialogar, compartir nuestras expectativas, dificultades y logros, no olvide que Usted es muy importante y su accionar marca la diferencia en esta tarea conjunta.

Padres y madres, ¡ganemos juntos el año!

  • 1