paraquesirveunprofeRevisando diarios “viejos” con fines de limpieza, encuentro y releo un hermoso artículo de Umberto Eco, publicado en el diario La Nación el 21 de mayo pasado. Su título es inquietante: “¿De qué sirve el profesor?”

Eco dice que leyendo artículos sobre matonismo en las escuelas, lo impresionó la anécdota de un estudiante que le hizo la pregunta a un profesor, seguramente para provocar: “Disculpe, pero en la época de internet, usted, ¿para qué sirve?”

El autor plantea que ya con la radio, el cine y la televisión gran parte de los conocimientos de las personas fueron recibidos no de la escuela sino de estos nuevos medios. Ni qué hablar ahora con internet. La escuela empezó entonces a ser corrida del lugar central que tenía como fuente de saberes “importantes” para las familias. Y para ser sinceros, podemos ver que muchas veces la escuela no ha sabido cómo lidiar con este desplazamiento.

También es muy interesante la comparación que hace sobre la cantidad de información que han manejado las distintas generaciones. Cada vez más información, y más directa.

Pero Eco desgrana una a una las razones por las cuales hoy son -más que nunca- necesarios la orientacion y el criterio de los profesores para poder aprovechar la avalancha de información que nos da internet.

El docente es -o debería ser- la persona que ha transitado un camino de búsqueda del conocimiento; quien puede discernir qué es importante y qué es secundario, y que se ha preparado para enseñar esos criterios. No es -no debería ser- quien lance desde lo alto una verdad indiscutible; es -debería ser- quien puede enseñar a separar la paja del trigo.

Desde esta base, hoy como siempre un profesor “sirve” más que nunca.

Tomado de https://kybernetes.wordpress.com